El Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura (CODC) recoge la dificultad de cubrir personal médico en España, especialmente durante el periodo de vacaciones. Este catálogo lo elabora el Servicio Público de Empleo Estatal (antiguo Inem) con la información que le envían las comunidades autónomas.

“Necesito personal médico” o “cubrir baja en vacaciones” son de los términos más buscados y solicitados por las empresas sanitarias en estos días.

Como cada año, las vacaciones suponen la llegada de un merecido descanso y la obligada desconexión para los profesionales sanitarios. Sin embargo, los pacientes no cesan durante estas fechas. Y para los profesionales (especialistas, médicos y enfermeros) que se quedan, es una carrera de obstáculos para sacar adelante el trabajo sin colapsarse. Por ello se necesitan cubrir personal médico con urgencia, para poder atender a toda la demanda.

¿Por qué hay que cubrir al personal médico de vacaciones?

“Carmen González Uceda, por ejemplo, es médico de familia en el centro de salud Alameda Perchel Málaga. Carmen, tendrá que trasladarse, durante los meses de verano, a otro centro para cubrir las horas de aquellos profesionales que están de vacaciones. Según ella, esto provoca no solo una mala gestión del tiempo invertido en pacientes, sino además un sobre agotamiento”

A esta falta de médicos y enfermeros en clínicas, residencias, hospitales… En verano, además hay que sumarle el aumento de trabajos sanitarios que se produce en esta época del año. Esto es debido a actividades propias de la fechas, tales como eventos, playas, clubs al aire libre, parques acuáticos, etc.

La falta de médicos volverá a complicar el funcionamiento de muchos centros de salud a lo largo de las comunidades Españolas durante el periodo de vacaciones. Los problemas para encontrar sustitutos que cubran las vacaciones de los facultativos titulares se acrecientan cada año. Más de un coordinador, está teniendo serias dificultades para poder encontrar médicos, enfermeros, auxiliares, etc.

Según las estadísticas, el 80% de los puestos médicos y el 50% de los puestos de enfermería no se cubren durante las fechas vacacionales. Y para que todo siga funcionando, el profesional sanitario debe asumir cupos ajenos, doblar turnos o hacer malabares. Como en el caso de Carmen.

Muchas comunidades y pequeñas ciudades, temen que la escasez de profesionales aboque al cierre de consultas periféricas y reclaman políticas «más ambiciosas» para captar efectivos.

Es la denuncia que cada año hacen los sindicatos y que, lejos de resolverse, parece agudizarse.

¿Dónde se localiza el problema de falta de personal?

Realmente se dice que “si no hay, no se pueden contratar” pero realmente muchas comunidades autónomas, como es el caso de Madrid, tienen un número excedente de personal sanitario. Así que podríamos decir que muchos de los puestos médicos sin cubrir, no son por falta de personal, sino por mala repartición geográfica de los mismos.

En el caso además de médicos especialistas, todo se complica aún más, ya que no solo es difícil el cubrir esos puestos a nivel normal (con salarios competentes y contratos indefinidos) en fechas normales, en periodo vacacional, además, es necesario encontrar sustitutos temporales que solo se pueden encontrar en el extranjero, o trabajando en sus propias clínicas privadas (esto último tendrá que ofrecer un salario más alto que el neto ganado en la clínica para poder plantear el cubrir un puesto concreto).

Tanto la administración como los responsables sanitarios son conscientes del actual déficit de facultativos, especialmente en algunas especialidades concretas. Muchos profesionales recriminan el hecho de que no se ofrezcan contratos mejores o más atractivos. Si por ejemplo les proponen un contrato de un año en Mallorca con buena nómina y alta en la seguridad social ¿Por qué iban a aceptar un contrato de dos meses en Sigüenza bajo régimen de autónomo?

Los datos

El sindicato de Enfermería, Satse, “estima que la media de suplencias de enfermeras y enfermeros en los centros de nuestro país está en torno al 50 por ciento, habiendo muchos centros que se encuentran alrededor del 35 por ciento

Ante esta situación, las enfermeras y enfermeros contratados para el periodo vacacional, tienen que trabajar en diferentes unidades y servicios en los días que dura su suplencia, de manera precaria y temporal. Lo malo es que, no les ha dado tiempo de conocer al detalle el funcionamiento, características y peculiaridades de la unidad o servicio cuando les cambian a otro, algo que también perjudica la atención que se presta a pacientes y ciudadanos.

Todo esto genera un colapso en las empresas tanto públicas como privadas y un desvío de recursos innecesarios para intentar cubrir puestos de trabajo.

Especialistas como Health Group proponen soluciones integrales de recursos humanos especializados en el sector salud para facilitar estos procesos y ayudar a las empresas a encontrar lo que necesitan. Con profesionales médicos capacitados en todos los puntos de España. Consúltanos

¿Sabías que el cuerpo humano es tan sabido y maravilloso que si tienes un bebé prematuro tus pechos producen una leche llamada precalostro, compuesta por plasma, sodio, cloro, inmunoglobulinas, lactoferrina, seroalbúmina y algo de lactosa que está adaptada específicamente para las necesidades de tu recién nacido? El cuerpo es maravilloso.

Además, la lactancia materna disminuye el riesgo de que las madres padezcan cáncer de mama y ovario, diabetes de tipo 2 y enfermedades cardíacas. Se estima que el aumento de la lactancia materna podría evitar 20 000 muertes maternas al año por cáncer de mama.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra todos los años del 1 al 7 de agosto para fomentar la lactancia materna y mejorar la salud de los lactantes en todo el mundo, conmemora la Declaración de Innocenti, firmada en agosto de 1990 por los gobiernos, la OMS, el UNICEF y otras organizaciones para proteger, promover y apoyar la lactancia materna.

La lactancia materna es sana, bonita, necesaria y no hay nada de qué avergonzase

El lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2019 será “Empoderémonos ¡Hagamos posible la lactancia materna!” y quiere servir como una plataforma para exigir normas sociales equitativas en cuanto al género, como el trabajo en equipo entre las madres y sus parejas para una lactancia exitosa así como el equilibrio del trabajo remunerado y no remunerado.

Este año, la OMS está trabajando con el UNICEF y los asociados para promover las políticas favorables a la familia que permiten la lactancia materna y ayudan a los padres a criar a sus hijos y establecer vínculos con ellos en la fase más importante: la primera infancia. En este sentido, destaca la aprobación de la licencia de maternidad remunerada de un mínimo de 18 semanas, y de la licencia de paternidad remunerada para fomentar la responsabilidad compartida de cuidar a los hijos en pie de igualdad. Las madres también necesitan tener un entorno laboral propicio que las proteja y apoye para seguir con la lactancia materna cuando regresan al trabajo, dándoles acceso a descansos para amamantar; a un espacio seguro, privado e higiénico para extraer y guardar la leche materna, y a servicios de guardería infantil asequibles.

Aunque tradicionalmente se considera que la lactancia materna está en el dominio de la madre, cuando los padres, las parejas, las familias y la sociedad la apoyan, las tasas de lactancia materna aumentan. La lactancia materna es trabajo en equipo. Capacitar a mujeres y hombres como padres en igualdad también permite facilitar la lactancia materna.

¿Conoces algunos de los mitos sobre la leche materna y amamantar? Aquí os dejamos algunos:

1/ Hay madres que no producen suficiente leche

Es prácticamente imposible que una madre no tenga la capacidad de producir leche. El bebé, al igual que cualquier cría mamífera, controla la cantidad de leche que debe producir su madre.

2/ La madre que amamanta debe tener una dieta especial y restringir ciertos alimentos, para evitar gases y cólicos en los niños

Es muy frecuente escuchar que la madre que amamanta no debe tomar gaseosas o ciertos alimentos que puedan cambiar el sabor de la leche, como ajo, coles o cebollas, que, además, pueden ser la causa de gases en los bebés. Si bien es cierto que una determinada alimentación puede influir en el sabor y color de la leche, el bebé amamantado se habitúa sin ningún problema a alimentarse con leche de distintos sabores..

3/ Algunas mujeres producen leche de mala calidad y por eso el bebé no aumenta bien de peso

Se ha comprobado que incluso las madres desnutridas y que viven en situaciones de pobreza y precariedad extremas producen leche materna de calidad.

4/ Una mujer tiene que beber leche para producir leche

Ningún otro mamífero necesita tomar leche para producirla. Ni la cerveza, ni la alimentación, ni los tés, ni las pastillas, ni las hojas del árbol de naranja, ni ponerte el extractor más tiempo del necesario ayudan a aumentar la producción de leche materna.
Lo único que genera un buen aumento en producción de leche es: un buen agarre al pecho y la succión a demanda.

5/ El éxito de la lactancia depende del tipo de parto, de la forma de los pezones y del tamaño de los pechos

El éxito de la lactancia está relacionado con la información y soporte que recibe la madre, su confianza en sí misma, y la colocación frecuente y eficiente del bebé al pecho. No tiene que ver con la forma de los pezones, tamaño de los pechos o tipo de parto.

¡Ayúdanos a difundir el mensaje y súmate a la celebración de la semana de la lactancia materna!