La importancia de la comunicación de las residencias con familiares

A lo largo de este post vamos a tratar la importancia y labor esencial que las residencias deben llevar a cabo para mejorar la comunicación con los familiares de sus residentes. Especialmente porque llega un momento en la vida de cualquier núcleo familiar en el que la persona o personas mayores que forman parte de éste, necesitan optar por un recurso adicional para poder ser atendidas de una manera mucho más especializada de lo que viene haciéndose en el propio domicilio, o entorno familiar y acaban por buscar la opción de la residencia. El hecho de que la persona mayor sea atendida en este tipo de centro no implica, ni mucho menos, abandono familiar. 

De hecho, éstas deben seguir considerándose como familias cuidadoras, sin dejar de ejercer su papel, pero en este caso, desde otra posición; complementando los cuidados profesionales y especializados que recibe la persona mayor en el centro, siendo el principal punto de apoyo y afecto para el residente. 

La posición del familiar ante el ingreso del residente

En el momento en el que la persona mayor ingresa finalmente a la residencia, el familiar o familiares responsables suelen presentar sentimientos contrariados. De ahí la importancia de la comunicación de las residencias con familiares.

Por un lado, sienten culpa, tristeza e inseguridad sobre la decisión que han tomado y sobre cómo va a ser atendido el residente. Este es un sentimiento al que suele sucederle una fase de dedicación extrema por su parte, para compensar esos sentimientos negativos previos y hacerle llegar a su familiar residente, afecto y cariño con el fin de hacerlo sentir querido e integrado.

Como consecuencia, pueden generarse conflictos o malentendidos con el equipo profesional de la residencia. Éstos deben ser localizados y solucionados con el fin de que todas las partes, familiares, residentes y centros, puedan forjar una buena relación basada en la confianza y la colaboración. 

La "desculpabilización"

Por ello, es necesario que este proceso se lleve de manera progresiva. La familia debe encontrar la mayor cantidad de recursos y facilidades para que cada vez se sienta más integrada y partícipe del centro. Pero esto, no debe entrar en conflicto con la labor de los profesionales del mismo. Debemos llegar a una fase de integración donde puedan compaginar su participación en el cuidado del residente, sin descuidar su vida fuera del centro.

La labor por parte de la residencia debe centrarse en la “desculpabilización” de la familia. Debe hacerse hincapié en la importancia que tiene el familiar y su apoyo emocional sobre la persona mayor. Además, se debe buscar siempre su colaboración y motivación para que participe en las labores y actividades del centro.

los residentes deben sentirse siempre en comunicación con sus familiares

La Importancia de la comunicación con los familiares antes del ingreso del residente

Las residencias y centros de día cuentan con programas y medios de diferentes tipos, para llevar a cabo esta integración de las familias en el cuidado de las personas mayores. Entre ellas encontramos:

  • 1. Un análisis previo de la situación familiar y las necesidades previas al ingreso del residente.
  • 2. Entrega de toda la información del centro, que permita a los familiares tener un conocimiento pleno del mismo y ajustar sus expectativas. Esta información se centra en aspectos como:
    - Los objetivos, los valores y tipo de organización del centro.
    - Servicios que ofrecen; tipo de atención profesional.
    - Plan general de intervención, reglamento de régimen interno, carta de derechos y deberes, etc.
  • 3. Tal como hemos mencionado anteriormente, se lleva a cabo un apoyo psicológico centrado en la “desculpabilización” de los familiares ante el ingreso de la persona mayor.
  • 4. Al mismo tiempo, el centro explica a los familiares la importancia que éstos tienen como apoyo afectivo y cuidador adicional, además del resto de profesionales. Por tanto, juegan un papel esencial como vínculo del residente con el resto de la sociedad fuera de la residencia.
  • 5. Orientación continua para la familia del residente, con el fin de que sepa cómo apoyar al residente en la adaptación del centro:
    - Ayudarlo en la personalización de la habitación con elementos que conecten con su vida familiar
    - Seguir teniendo vínculos con sus amigos y otros familiares, actividades y hábitos previos, etc.
  • 6. Visitas y reuniones previas al ingreso con el equipo de atención directa para:
    - Ver las instalaciones y habitaciones
    - Conocer a otros residentes y otras familias, etc.
    - Concretar otros aspectos como actividades, horarios de llegada, quién recibirá al residente o quién lo acompañará.

La importancia de la comunicación con los familiares tras el ingreso del residente

Una vez que todo este proceso de adaptación del familiar se ha llevado a cabo y llegamos a un punto de conciliación entre ambas partes, es necesario que los centros residenciales pongan en marcha una serie de intervenciones. Éstas tienen el fin de afianzar la colaboración entre las familias y la residencia, de modo que éstas sientas que la residencia se preocupa por establecer una buena comunicación.

Por un lado, se continuará con el apoyo psicológico por parte del equipo del centro. Se centrarán en escuchar a los familiares a través de diversas reuniones periódicas

También se trasladará la importancia crucial que tienen durante los primeros meses, para lograr la integración del residente en el centro. 

Asimismo, las familias podrán conocer de primera mano a los profesionales que forman parte de la vida del centro del residente: Gerocultores, enfermeros, médicos, especialistas, etc. 

Siempre ofreciendo todo tipo de posibilidades para que puedan tener un contacto directo, en el caso de que fuera necesario.

El PAI (Plan de Atención Individualizada)

Para evitar conflictos innecesarios, es necesario invitar a la familia a que sea partícipe a la hora de elaborar el plan de atención individualizado (PAI) del residente.

Éste consiste en una serie de formularios y estudio previo de su situación social, médica, psicoafectiva, donde también se incluyen sus niveles de dependencia o actividades que puede llevar a cabo. 

De este modo, el familiar tiene pleno conocimiento de la situación y necesidades del residente. Se evita así, posibles interferencias en la labor de los profesionales. Al mismo tiempo, se aporta la información necesaria para que su cooperación y ayuda sea lo más eficaz y enriquecedora posible. 

Para ello, debe llegarse a un acuerdo para establecer el grado de colaboración en ciertas actividades como:

– La frecuencia de visitas.

– Ciertos cuidados.

– Paseos.

– Acompañamiento al médico u otras gestiones

– Actividades dentro del mismo centro, etc.

La importancia de la comunicación entre los profesionales y los residentes

Sesiones grupales

Los familiares deben contar además con sesiones grupales, talleres de formación y reuniones periódicas con el fin de intercambiar información con el equipo que mejoren la colaboración entre ambas partes.

Otros medios de comunicación

Por último, es necesario establecer un sistema de comunicación que garantice un seguimiento continuado por parte de la familia en cuanto a:

– Todos los cuidados que el residente recibe.

-Actividades en las que participa.

– Aspectos positivos ocurridos en el centro, etc. 

Este medio de comunicación debe ser bidireccional. De este modo, los familiares no solo deben recibir la información. Además, deben contar con todas las facilidades para ponerse en contacto de manera directa con el centro.

Cómo potenciar la relación de la familia con el centro

Tal como hemos mencionado con anterioridad esta relación mutua que debe establecerse entre institución y familiares, debe ser un proceso continuado y por ello, necesitamos de medios que la faciliten y actividades que la potencien.

Entrevistas y reuniones

Anteriormente ya hemos mencionado las entrevistas y reuniones. Éstas, deben realizarse de manera periódica con el fin de que las familias dejen de tener esa idea preconcebida de que una reunión significa necesariamente, tratar temas problemáticos o urgencias. 

Durante las primeras entrevistas, con el fin de que los familiares se sientan a gusto y que sepan que la institución tiene interés personal en el residente, se debería dedicar a: 

– Obtener información de la historia familiar. No solo a nivel médico, también a nivel social. 

– Debe contarse con una buena biografía.

– Es especialmente importante obtener datos sobre sus preferencias, algo muy útil para el posterior trato con los profesionales del centro.

Uso de fotografías y recuerdos

Algo también muy positivo, que antes hemos comentado brevemente, es el hecho de poder contar con fotografías, películas, etc. sobre la historia previa del residente. Resulta además, de especial utilidad para que se sienta a gusto y como en casa cuando se encuentre en su habitación. Así, puede utilizar estos elementos como decoración. El equipo asistencial también puede usarlo como herramienta de conversación, haciéndole saber que se interesan por él o ella en su día a día. 

Asimismo, a nivel médico resulta muy útil ya que sirven a la persona mayor como elementos recordatorios, con el fin de evitar que sus recuerdos puedan ir olvidándose. Al mismo tiempo, los hace sentir parte de una vida y una historia.

Llamadas y videollamadas

Las llamadas telefónicas o videollamadas también resultan un elemento especialmente útil para aquellas personas que, por ciertos motivos, no puedan acudir con frecuencia al centro para visitar a su familiar residente.

Al igual que ocurre con las reuniones, las llamadas suelen causar cierto miedo para el familiar. Éste supone que puede ser a causa de una urgencia o algún problema. Es necesario, por ello, que éstas se produzcan de manera asidua y para informar sobre actividades positivas o evoluciones que se han producido en el residente. De este modo, el familiar no siente esa presión cuando se produce una llamada por parte del centro.

Otros medios adicionales

Otros canales de comunicación que la residencia puede establecer con las familias son a través de redes sociales, blogs, email, etc.  En éstas, se puede ofrecer información acerca de:

– Actividades.

– Cumpleaños.

– Celebraciones.

– Planificación de visitas, etc.

En muchas ocasiones, estas reuniones o grupos de aprendizaje, pueden ser bastante tediosas por el hecho de tener que desplazarse directamente al centro. Por tanto, se puede hacer uso de las nuevas tecnologías.

Por ejemplo, para realizar conferencias o talleres informativos de manera online a través de apps de comunicación.

Para aquellos residentes con dificultades para la comunicación o con deterioro cognitivo, el centro debe contar con grupos de apoyo y aprendizaje en técnicas de comunicación para las familias.

Para la ayuda asistencial y la colaboración de los familiares, en el caso de que el familiar lo pida, será necesario todo un proceso de coordinación con el fin de acordar cuáles serán las formas de intervención tal y como se haría con una reunión de equipo profesional habitual.

En muchas ocasiones, puede ser positivo ofrecer un espacio donde las diferentes familias puedan conversar entre sí. De esta forma, pueden compartir experiencias, sentimientos, etc. y aprender unos de otros, contando siempre con un profesional del centro para gestionarlo. Este tipo de espacios pueden igualmente, llevarse a cabo de manera online para evitar desplazamientos u ocupación de espacios físicos en el propio centro. No sólo es importante la comunicación entre residencias y familiares, sino también entre las propias familias que comparten la experiencia de tener a un residente en un centro.

Cómo hacer uso de la tecnología. Residcare

En nuestro anterior post ya dimos a conocer parte de las capacidades de nuestro producto y vimos la importancia de la digitalización en las residencias. En este post, podemos comprobar como en la mayor parte de las intervenciones para potenciar la relación familiar-centro, las nuevas tecnologías (Internet, videollamadas, apps, etc) suponen un cambio y una evolución que hacen que este proceso sea mucho más sencillo y práctico. Así, las familias son siempre partícipes en el bienestar del residente, incluso cuando no se encuentra físicamente en el centro.

Actualmente, contamos con infinidad de opciones para poder llevar a cabo estas comunicaciones entre familiar, residente y centro. 

Sin embargo, cuando hablamos de un seguimiento diario por parte del familiar de todos los cuidados que el residente recibe, resulta más complicado recibir o enviar reportes y comunicados. Principalmente porque medios como emails de seguimiento, llamadas o comunicados, pueden ser, en definitiva, insuficientes, inexactos, al no realizarse de manera directa, o llegar tarde.

Residcare es un producto que permite la comunicación directa entre residencias y familiares

Para solucionar esto, entre otras muchas funcionalidades, hemos creado Residcare, un programa de gestión de residencias. Éste permite que el familiar tenga información de los cuidados, controles y seguimientos que recibe el residente de manera directa, automática y sin tener que desplazarse al centro o tener que ir a leer mails o documentos adicionales. 

Lo único que necesita es acceder a su cuenta. Allí encontrará toda la información sobre su familiar residente, su ficha médica y un listado diario de tareas que realiza el equipo asistencial. Consiste, por ejemplo: 

– En su alimentación, conociendo en todo momento y de manera actualizada, si su familiar ha comido bien.

– Si se le han realizado todas las tareas de higiene. 

– Si ha sido partícipe de sus actividades, etc.

Además, la aplicación cuenta con un servicio de notificaciones y mensajería interna para estar en comunicación directa con la administración del centro y sus profesionales, ya sean enfermeros, especialistas médicos, psicólogos, etc.

De este modo, el familiar y el centro se encuentran en continuo contacto, sin necesidad incluso de realizar nada.

La aplicación guarda toda esta información y la muestra de manera automática y diariamente. El familiar tan solo tiene que conectarse, incluso pudiéndolo hacer desde su móvil o Tablet.

Como vemos, las nuevas tecnologías pueden influir de manera muy positiva en mejorar la calidad de comunicación entre familiares y centros residenciales, con el fin de que toda esta experiencia de vida sea lo más positiva para todos, especialmente para que el residente se sienta apoyado, cuidado y sobre todo querido.

DESCUBRE TODO LO QUE PODEMOS HACER POR TU EMPRESA

Te informamos de que al rellenar y enviar este formulario, tus datos serán incorporados a un fichero propiedad de Health Group

Finalidad: Atender tu solicitud de consulta o petición de información.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Tus datos no serán cedidos a terceros.

Derechos: Tienes derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición a través del procedimiento incluido en la política de privacidad.